A un cliente se le puede conocer desde la primera compra.  No es necesario esperar a tener muchas interacciones con él.  Y por ello, hay que medir muy bien qué pasa en la primera compra online.

Según el estudio de Optimove el 62% de los consumidores decide si una marca será su favorita después de realizar su primera compra. También descubrimos que a mayor número de productos que el cliente haya comprado en su primera compra, mayor es la probabilidad de que vuelvan a comprar y en mayor cantidad.

Así pues, las tiendas online deben incentivar compras adicionales a través de sugerencias de productos complementarios y ofertas ventajosas según sus necesidades, pudiendo aprovechar el efecto viral en las Redes Sociales.

Además, hay que tener en cuenta la singularidad de que en el mercado electrónico sólo hay una oportunidad para conseguir una imagen positiva de la marca, por lo que los factores clave para fidelizar a los clientes deben basarse en la calidad, la imagen de la tienda y el trato recibido por los consumidores.